DETERGENTE PARA LAVADORA CASERO

Necesitamos (los utensilios usados para elaborar el jabón luego no usar para la comida):

  • 125 g. de jabón es escamas
  • 3 litros de agua
  • 100 ml. de amoníaco perfumado
  • Báscula
  • Recipiente de más de 4 litros
  • Medidor de líquidos pequeño
  • Batidora
  • Espátula o cuchara de madera larga
  • Embudo
  • Botella o botellas recicladas de agua o podemos usar una vacía de jabón de lavadora de más de 3 litros

 

Elaboración:

  1. Pesar en un recipiente grande el jabón y añadir un poco de agua. Triturar un poco.
  2. Añadir ½ litro de agua aproximadamente y triturar de nuevo. Después ½ litro más y triturar un ratito más. La mezcla irá haciendo espuma. Acabar de añadir el resto del agua. Mezclar enérgicamente.
  3. Añadir el amoníaco y batir rápido con la espátula. ¡Cuidado que el amoníaco puede ser malo si cae directamente en la piel!
  4. Dejar que se evapore el amoníaco unas 4 horas o más.
  5. Pasar el jabón con ayuda de un embudo a las botellas. Y ya tenemos nuestro detergente casero.
  6. Antes de cada uso debe agitarse ya que la mezcla de jabón se baja al fondo.
  7. Al cabo de unos días la mezcla espesa un poco, le podemos añadir un poquito más de agua.

NOTAS Y CONSEJOS: 

  • ¡IMPORTANTE! Todos los utensilios que usemos para preparar el jabón, mejor no usarlos luego para cosas de comida.
  • La elaboración que me pasaron estaba preparada en una máquina de cocinar. Yo no lo haría por el tema de que por mucho que lavemos, algún resto puede quedar de jabón o amoníaco.
  • Cosas buenas: el precio es mucho más bajo, la ropa sale limpia y nada acartonada, no lleva casi nada químico (si os leéis la etiqueta de un detergente, lleva miles de cosas que no son muy buenas para el medio ambiente),
  • Cosas malas: no sale la ropa con nada de olor pero limpia sí (podríamos añadirle alguna esencia cuando preparemos el jabón o, en el caso de según que ropa, un poquito de suavizante en el lavado, en unos días haré uno natural), debemos perder algo de tiempo haciéndolo, supongo que si lo tenemos muchos días puede cambiar la textura pero es que no lleva nada casi (mejor hacer el que vayamos a gastar en pocas semanas).

 

Continuaré probándolo y os cuento.

 

Dar las gracias a Joana por esta etiqueta tan mona para decorar la botella.

 

LA HISTORIA DE ESTE JABÓN

Estaba tomando algo con Mabel, si yo hago cosas y no paro, ella hace 20 veces más jaja. Y me dijo que estaba haciendo detergente casero y me explicó por encima como se hacía. No tenía pensado hacerlo, pero le pedí la receta, dije: “tengo mucho del comprado, ya lo haré en un tiempo”. Pero cuando llegué a casa una vocecita interior no paraba de repetirme: “tienes que hacer el jabón, tienes que hacer el jabón”. Y tuve que salir a comprar lo que necesitaba jaja. Lo puse en las historias de Instagram, igual que pongo casi todo lo que cocino, pero en plan de algo más. Acabé de preparar el jabón y lo usé en una colada. Y para mi sorpresa me encontré muchísimos mensajes de gente que quería prepararlo en casa. Así que decidí poner la receta en el blog aunque no es de cocina. Es algo bonito preparar cosas en casa os lo aseguro.

 

No tengo en mente cambiar la temática del blog, pero he decidido que abro un nuevo apartado para ir colgando algunas ideas caseras como ésta después del éxito.

 

Espero que os animéis a prepararlo y ya me contaréis vuestra opinión  🙂

 

Texto: GLUTONIANA

Receta: Eva Sosa y Mabel

Fotos propiedad de: GLUTONIANA

PUEDES COMPARTIR ESTA ENTRADA SI TE HA RESULTADO INTERESANTE